El glaucoma no produce síntomas y es la principal causa de ceguera irreversible

El glaucoma es una enfermedad oftalmológica que no tiene cura pero sí tratamiento. Varios estudios han demostrado que el tratamiento de glaucoma “ya sea de forma médica o quirúrgica detiene su evolución, y por tanto, se logra mantener el campo visual de los pacientes en comparación a los que no están siendo tratados, que irremediablemente en estadíos terminales acabaran en ceguera”. Así de contundente se muestra el Dr. José Luis Rodríguez Prats oftalmólogo de la clínica Oftalvist en Alicante de la Unidad de Glaucoma de este grupo oftalmológico nacional.

Un mensaje que el Dr. R. Prats ha querido lanzar la pasada semana con motivo del Día Mundial del Glaucoma, en la que para él todos los días son el Día del Glaucoma ya que por su consulta y la de sus compañeros, siempre se realiza un completo examen oftalmológico para detectar esta enfermedad a todos los pacientes. “El glaucoma es una enfermedad seria que afecta al 2% de la población de forma crónica y universal, pudiendo aparecer a cualquier edad, sin embargo, debería doler mucho para poder notarlo”, explica.

“La desgracia de esta enfermedad es que no produce síntomas y pese a que se va produciendo una lesión en el nervio óptico, el paciente no lo advierte hasta estadios muy avanzados. Por ese motivo, el glaucoma es una de las principales causas de ceguera irreversible, de no ser controlada con un tratamiento adecuado, de ahí la importancia del diagnóstico precoz y no sólo tomarse la tensión ocular para saber si el paciente sufre esta patología”.

Leave a reply